Aprender a comer con prótesis dentales

Papá e hijo compartiendo un bocado
Papá e hijo compartiendo un bocado

A medida que te acostumbrás a tu nueva prótesis dental, descubrirás que, con un poco de tiempo y paciencia, pronto podrás empezar a disfrutar de muchas de tus comidas favoritas de nuevo. Leé nuestros consejos principales a continuación, que te ayudarán a comer cómodamente con tu prótesis dental.  
 

Lento y constante

Con respecto a las comidas, podés verte tentado a probar todas las nuevas opciones que tenés, ahora que te colocaron una prótesis dental.
Sin embargo, al principio, intentá solo dar pequeños mordiscos de comidas blandas y evitá los alimentos difíciles de masticar.
 

Comenzar con comidas blandas 

Incluí acompañamientos de comidas blandas en tu dieta, que te ayudarán a acostumbrarte a comer con tu nueva prótesis dental, como por ejemplo:

  • Huevos
  • Pescado
  • Vegetales cocidos
  • Helado

Estos alimentos no ejercerán tanta presión al masticar y eso significa que tus prótesis dentales se sentirán más cómodas a medida que vayas probando otro tipo de comidas.
 

Ahora, ambos lados

Intentá no morder con los dientes delanteros, ya que tu prótesis dental podría desplazarse. Masticá de forma pareja de ambos lados, para que tus encías se acostumbren a la presión suave.

Una vez que te sientas más confiado, podrás probar con comidas más sólidas, como frutas duras y carne.
 

Fijación adicional para tu prótesis dental

Para esas comidas más sólidas, probá usando el adhesivo Corega, que te dará la tranquilidad de que tu prótesis dental se mantendrá en su lugar. Corega no solo brinda una fijación hasta por 12 horas, sino que también crea un sello que ayuda a evitar que partículas de comida ingresen entre la prótesis y la encía. Ésto te permitirá sentirte más cómodo mientras todavía te estás acostumbrando a la prótesis.